Capex de Mantenimiento y Capex de Crecimiento

En los estados de flujos de efectivo, las empresas presentan datos útiles para que el inversor entienda mejor su funcionamiento. Uno de los que más frecuentemente miramos es la inversión que la empresa realiza en “Inmovilizado material, intangible e inversiones inmobiliarias” al que solemos referirnos como capex (del inglés: capital expenditures).

La inversión en capex es fundamental para mantener la actividad empresarial
Para entendernos, esto suele ser el dinero que la empresa destina a construir y mantener sus fábricas, máquinas, etc. Uno de los problemas con este dato viene porque no se distingue entre el capital necesario para construir nuevas fábricas y el capital necesario para mantener las fábricas existentes.

Estos dos conceptos son los que se conocen popularmente como el capex de mantenimiento (el dinero necesario para mantener la actividad a niveles actuales) y el capex de crecimiento (el dinero que se invierte para construir nuevas fábricas que aportarán crecimiento y beneficios futuros).


Separar estos dos conceptos nos interesa como inversores entre otras cosas para poder discernir cual es la capacidad real de generación de beneficios actual de la empresa. Nos interesa tener en cuenta el capex de mantenimiento, pero no el capex de crecimiento a la hora de valorar los beneficios reales actuales de la empresa.

Value investing from Graham to Buffett and beyondLa forma más popular que tienen los analistas de aproximarse al capex de mantenimiento suele ser tomando simplemente la amortización. En teoría, si la empresa hace un buen cálculo de amortización, el capex de mantenimiento y la amortización no deberían divergir mucho.

En el libro Value Investing, From Graham to Buffett, Bruce Greenwald y Judd Kahn nos presenta otra forma de realizar un cálculo aproximado del capex de mantenimiento. El método se basa en el hecho de que las empresas suelen tener una relación bastante estable entre la cantidad de inmovilizado que tienen en el balance y la cifra de negocios que obtienen.

Esto nos permite calcular un ratio de inmovilizado/ventas. Este ratio nos indica los euros que necesita la empresa tener invertido en inmovilizado para lograr cada euro de ventas. A continuación, sacamos una media de este ratio de los últimos 5 años (que no deberían de ser muy diferentes).

Por otro lado calculamos el incremento (o descenso) de la cifra de negocios del último año. Si multiplicamos esta cifra por el ratio anterior, obtendremos el capex de crecimiento. Por último, si restamos al capex total el capex de crecimiento obtendremos el capex de mantenimiento.


Vamos a ver un ejemplo. Aquí tenemos los datos correspondientes para Inditex de los últimos 3 años:

tabla_0011

 

En el cuadro de la derecha del Capex de Mantenimiento y Amortización he sacado la media de los 3 años para contrastar. Vemos que en los últimos años ITX ha amortizado probablemente un poco menos de lo que debería. Si miramos más años atrás, Inditex casi siempre ha necesitado menos capex de mantenimiento de lo que ha amortizado (lo cual siempre es positivo).

Este método para calcular el capex de mantenimiento siempre hay que contrastarlo con el sentido común y observar series largas de datos. Los ciclos de inversión de las empresas también varían enormemente dependiendo del sector en el que operen y la naturaleza de su negocio.

A pesar de todas sus carencias, este método me parece una herramienta interesante en el arsenal de cualquier inversor.

Comments 7

  1. Es muy complicado generalizar.Tener una ligera idea de algunas empresa ya es un triunfo, la mayoría ni por donde me da el viento.

  2. Post
    Author

    Si, en la práctica la verdad es que este método no deja de ser más que una aproximación burda. De todas formas me parece interesante. No sólo el cálculo concreto, sino la idea de estimar magnitudes que no sabemos a través de otro ratios. Muchas veces podemos inferir mucho más de los estados financieros de lo que parece. Aunque siempre serán estimaciones.

  3. Probando,quizás acabes sacando algo en claro.
    En gas suelo confrontar perdidas y ganancias con el de situación,además de contabilizar el aumento de puntos de conexión.y cuando se pone en valor alguna venta, acabo ilusionándome no se muy bien en base a que ,,,,jeje
    Es decir, juego con todo ello sin mucho rigor,pero con gran satisfacción,hay que ser feliz y no demasiado serio.en bolsa con aproximaciones puede ser mas que suficiente.

  4. Post
    Author

    Hola Alberto:

    El gasto en capex aparece en el estado de flujos anual de la empresa. En la sección de flujos de efectivo de las actividades de inversión encontrarás el dato: “Pago por inversiones: Inmovilizado material, intangible e inversiones inmobiliarias”.

    Un saludo.

  5. ¡Hola, Andrés!

    Buen método, lo había leído en el libro de Greenwald que comentas. Creo que es importante tener una idea lo más aproximada posible del capex de mantenimiento, especialmente para los inversores que quieran calcular los beneficios reales de la empresa para realizar su valoración.

    Felicidades por el artículo.

    Un abrazo,

    Marc

  6. Post
    Author

    Hola Marc:

    Como bien dices la importancia de estimar el capex de mantenimiento se hace evidente a la hora de realizar una valoración.

    Un saludo 😉

Deja un comentario