La importancia de analizar empresas

En esencia, el objetivo de cualquier inversor es comprar buenas empresas a buen precio.

Doy esta afirmación como verdadera, puesto que no conozco a ningún inversor que afirme querer comprar malas empresas a precios excesivos. (Incluyo en el concepto “buena empresa” que lo siga siendo en el futuro).

El trabajo del inversor inteligente consiste por tanto en identificar qué son buenas empresas y qué supone un buen precio de compra. Dicho de otra forma, podemos identificar dos aspectos en el proceso de inversión:

  • El análisis (la búsqueda de buenas empresas).
  • La valoración (la búsqueda de buen precio).

La valoración suele ser lo que más interesa a los inversores novatos. Quieren saber por cuánto se vende algo e intentan encontrar algún parámetro que les sugiera que lo van a poder vender más caro en un plazo de tiempo (cuanto más corto mejor). Tengo la impresión de que muchos que se consideran inversores en valor (inversores value, utilizando la jerga) actúan en este sentido más como especuladores que como inversores.

En mi experiencia, los mejores inversores se centran más en el análisis que en la valoración. Saben que el éxito depende de la calidad de su análisis y de entender las empresas en las que invierten.

Hay otro aspecto interesante en el que no todos reparan. El mercado ya te da una valoración (el precio). Lo que no te da es un análisis. Hacer un buen análisis es tu labor como inversor. Cuánto mejor conozcas una empresa, mejor capacitado estarás para interpretar si el precio de mercado es o no adecuado.

Comprar algo sin saber lo que es, es una tontería. Parte imprescindible de invertir con éxito consiste en no hacer muchas tonterías.

Deja un comentario